La provincia de Mendoza se ubica en el Centro Oeste de la República Argentina, en la Región de Cuyo. Fundada en 1561, esta importante ciudad argentina, es metrópoli regional de la zona de cuyo y posee un amplio desarrollo comercial, industrial y cultural. También es centro del turismo hacia la cordillera andina y del cerro Aconcagua, el más alto del continente americano.

“Teniendo noticia que detrás de la cordillera había una provincia que se llamaba de Cuyo, con mucha gente que había sido sujeta al Inca, envié un capitán con sesenta hombres y dos mil quinientos indios tributarios, para que poblase allí una ciudad  y abriese camino y tomase noticia de lo que había mas adelante”  Esto es parte del texto de la carta enviada al Virrey del Perú, por el Capitán General de Chile, Garcia Hurtado de Mendoza, en el año 1560.

Así comenzó la historia de esta provincia, la mayor productora de vino en Argentina, y escala obligada de los principales andinistas del mundo, que quieren cumplir el sueño de escalar el gran coloso de los Andes, el Aconcagua.

La provincia de Mendoza fue desde siempre un desierto, y en gran medida lo sigue siendo: del poco mas de 150 mil kilómetros cuadrados que ocupa su territorio recostado contra Los Andes, el 97 por ciento es una planicie de tierra arcillosa y salitrosa con una vegetación raquítica. Este inmenso desierto rodea y abraza la gran obra de los hombres, los oasis del Norte (Gran Mendoza y Valle de Uco)  y del Sur (San Rafael y General Alvear), unas 300 mil hectáreas en total – la mayor área bajo riego de toda la Republica -, desarrollada en un principio para el cultivo de vid y luego, además, generosa productora de hortalizas, aceitunas y frutas fragantes.

Recostada en los picos mas altos de América, el Aconcagua –6.959 mts- y el Tupungato –6.800 mts.-Mendoza se descubre al visitante como una tierra generosa y hospitalaria.
La ciudad de Mendoza, capital de la provincia, tiene un importante desarrollo económico y comercial. Sus amplias calles arboladas, sus características acequias y sus mantenidos parques y plazas contribuyen a una imagen de limpieza y cuidado que no tienen comparación en todo el país. Situada al pié de la cordillera de los Andes, está enclavada en medio de la zona vitivinícola mas importante del país.
Es un lugar ideal para hacer base en una larga estadía que permita conocer los centros invernales que hay camino a Chile.
Con amplias calles arboladas, sus acequias, importantes parques y plazas muy bien cuidadas, es una ciudad que se caracteriza por su gran limpieza.
Es un centro cosmopolita por ser paso obligado de los vuelos entre Buenos Aires y Santiago de Chile.
En el Gran Mendoza, se ha establecido una zona industrial separada de las áreas residenciales que satisface las necesidades del progreso provincial.
Zona vitivinícola por excelencia, cuenta con numerosas bodegas para la producción de vinos finos de la más alta calidad que son exportados a todo el mundo. Muchas pueden ser visitadas por el turista y realizar degustaciones.
Su cercanía a la cordillera de los Andes, la convierte en un destino inmejorable para el turismo aventura: Trekking, rafting, montañismo y espectaculares paisajes para realizar safaris fotográficos, entre otras actividades.
Otras posibilidades para el turista son la práctica del esquí en invierno, y el termalismo en cualquier época del año.
Cuenta con un gran desarrollo edilicio, galerías comerciales, una importante infraestructura hotelera, afamados restaurantes, centros comerciales, cines, comercios de artículos regionales y una gran cantidad de heladerías.
De esta manera, Mendoza, posee un abanico de posibilidades para el visitante, tanto para la vida urbana como para el turismo ecológico y natural.

 

 

VOLVER