Viajar a Malasia es llegar a un maravilloso crisol multiétnico en el sureste asiático. Gentes de diferentes razas, religiones y costumbres conviven en este lugar convertido en el mejor ejemplo de la vanguardia económica, arquitectónica y turística.
Muchos mundos y muchos tiempos concentrados en un solo espacio. ¿Ves esas dos agujas de cantos afilados que se dibujan en el cielo azul infinito? Son las Torres Petronas, la evidencia de que este es un país recién inaugurado para el mundo, aunque su historia sea tan rica como larga. Lo descubrirás en este recorrido apasionante a través de junglas, playas, ciudades futuristas, palacios, templos y mezquitas de enorme belleza. Todo un festín para los sentidos que se hará aún más grande paseando por calles plagadas de mercados y restaurantes chinos, indios y malayos con los que se te hará la boca agua.
Porque no te olvides de que viajar a Malasia es disfrutar al máximo. Hazlo sin miedo, sobre todo sabiendo que al final tendrás un fin de fiesta de película en el Jardín del Edén: Langkawi. Un archipiélago de islas desiertas paradisíacas para asimilar lo vivido. Una postal que enviarás a tus amigos para que a ellos también les entren unas ganas locas de viajar a Malasia.

La capital de Malasia, Kuala Lumpur, es una moderna ciudad de rascacielos y zonas verdes en la que conviven perfectamente una gran mezcla de culturas: principalmente malayos, chinos e indios.

Kuala Lumpur quizás no sea la ciudad más vibrante y excitante de Asia pero cuenta con suficientes atracciones como para pasar al menos un par o tres de días en ella. Además es, con permiso de Singapur, una de las ciudades más desarrolladas del Sudeste Asiático.

Las Torres Petronas (452 metros y 88 pisos) fueron las más altas del mundo durante 6 años hasta que el edificio de Taiwan, Taipei 101, las superó en 2004. Hoy en día siguen siendo uno de los iconos de Malasia y la sede de la compañía petrolera Petronas, entre otras.

Torres-Petronas

Fueron diseñadas por el arquitecto argentino César Pelli y construidas por una empresa japonesa (Hazama Corporation) y otra coreana (Samsung Engineering & Construction).

Es posible subir al puente que las une a 170 metros de altura (Skybridge), aunque hay una limitación de 1000 personas por día, así que hay que madrugar si quieren subir. La KL Tower mide 421 metros, un poco menos que las Torres Petronas, pero es posible subir hasta arriba, así que vais a tener mucho mejores vistas que desde el Skybridge de las Petronas. ¡Las vistas desde arriba son geniales! Subir cuesta 20RM (5€).

Langkawi
Alejado de la costa de Kedah hay un grupo de 99 islas que ofrecen lo mejor de muchos mundos: hermosas playas, una infraestructura de primer orden, manglares ricos en flora y fauna, tiendas super baratas y libres de impuestos y leyendas fascinantes.

A pesar de que parece estar orientada hacia el turismo, en realidad muchos de los isleños son granjeros, pescadores y empresarios. Disfrute de sus hermosos campos y apacibles paisajes de arrozales alquilando un coche y dando una vuelta tranquilamente por la isla. Algunas de las vistas más rústicas y memorables de Langkawi se podrán apreciar al recorrer la carretera que rodea la isla.
Resultado de imagen para archipiélago langkawi pulau bidan

Pasará por pequeños pueblos con casas de madera rodeadas de palmeras y niños que pedalean en viejas bicicletas mientras hacen recados. Además de experimentar el estilo de vida local, no faltan cosas que hacer en Langkawi. Acérquese al nuevo y emocionante teleférico que le llevará a la cumbre del monte Mat Cincang, la segunda montaña más alta de Langkawi, para disfrutar de las incomparables vistas de toda la isla principal y más allá.

Otros destinos populares son el Campo de Arroz Quemado (Field of Burnt Rice), las termas, Telaga Tujuh (Los Siete Pozos, del inglés The Seven Wells) y la playa de arena negra. Se organizan recorridos en barco hasta Tasik Dayang Bunting (Lago de las Doncellas Embarazadas, del inglés Lake of the Pregnant Maiden), Gua Cerita (la Cueva de las Historias, del inglés Cave of Stories) y Gua Langsir (la Cueva de las Cortinas, del inglés Curtain Cave).

Para pasar un momento más íntimo con la naturaleza, váyase de excursión por el primitivo bosque pluvial que abarca la mayor parte de Langkawi o dé un paseo en barco por los manglares. También tendrá oportunidad de practicar buceo, o de jugar una partida de golf en alguno de los centros turísticos de 5 estrellas. Langkawi también tiene un mundo sumergido, con un túnel subterráneo que se extiende a lo largo de un acuario gigante que ha recibido críticas entusiastas.

Penang

La historia de la colonización de Penang por los europeos empieza con una escena digna de Hollywood. Aquí tenemos a sir Francis Light, navegante y aventurero inglés que, después de negociar con el sultán de Kedah el protectorado británico de la isla –entonces cubierta de selva y prácticamente despoblada–, decidió atraer a cientos de trabajadores por un medio tan expeditivo como asombroso. Cuenta la leyenda que llenó los cañones de su barco con monedas de oro y plata y los disparó a la selva. Todo sería para quien lo encontrara. Como es fácil de imaginar, los malayos locales y los indios recién llegados a aquellas tierras limpiaron rápidamente a golpe de machete un pedazo de selva de Pilau Pinang, la Isla de la Nuez de Betel, como era conocida entonces. Allí, en lo que ahora es Fort Cornwallis, se fundó Georgetown, cuyo nombre honraba al rey inglés del momento, y se estableció un protectorado que duraría “mientras el sol y la luna permanezcan en el cielo”.

 

En las calles de Georgetown se mezclan todas las razas, todas las lenguas y todas las religiones, y forman uno de los ambientes más cosmopolitas y asombrosos de todo el mundo. Los chinos han aportado la seda, el té y la porcelana, y los indonesios, las especias que conquistaron el gusto de todo el mundo. Los indios trajeron el opio y el algodón; los árabes, el islam y los perfumes, y los europeos, la ciencia occidental. Todo ello da como resultado una sociedad de múltiples facetas, inabarcable en sus ritos y costumbres, que se convierte en el más fabuloso espectáculo humano que quepa imaginar.

Patrimonio de la Humanidad

En una época en que los barrios chinos tradicionales de Singapur y Hong Kong caen poco a poco a golpe de piqueta y ya casi se puede decir adiós a estos Chinatown que reflejaban casi mejor que en China las viejas costumbres milenarias, Georgetown aparece –en la medida de los posible– como un pequeño reducto que se resiste a morir. Cada vez es más difícil encontrarse en Singapur con esos fastuosos funerales en los que se honraba a los difuntos con coches y otras ofrendas de papel, o a los viejos calígrafos chinos, que mantenían vivo su arte centenario como uno de los lazos con el pasado. Pero en Penang perviven los viejos modos, las indumentarias tradicionales, los orfebres, los restaurantes, los comercios y las farmacias donde se destilan todavía las antiguas fórmulas magistrales a base de raíces, polvos resecos y partes de animales. La arquitectura peranakan subsiste casi intacta en calles por las que parece no haber pasado el último siglo. En 2008 la Unesco incluyó el barrio histórico de Georgetown en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Penang es el único Estado malayo dominado por los chinos, lo que le da un carácter abierto y tolerante. Dónde, sino, puede encontrarse una calle como Jalan Masjid Kapitan Keling, donde se atestigua mejor que en ningún otro sitio la libertad religiosa y la convivencia de culturas de la isla. Conocida como “la calle de la armonía”, debe ser uno de los pocos lugares del mundo donde se encuentren juntos una mezquita, un templo hindú, un templo chino y una iglesia cristiana. A pocos metros, en otra calle, está el templo budista de la ciudad.
Resultado de imagen para penang island

Mansiones coloniales

Sin embargo, la gran joya arquitectónica de la isla permanece escondida entre los estrechos callejones de la ciudad. Khoo Kongsi no es realmente un templo sino el centro de un kongsi, una organización clánica, una especie de sociedad benevolente que ayuda económica y espiritualmente a todas las personas de un mismo apellido. Así se mezcla el culto a los antepasados con el concepto confuciano de la ayuda mutua. Aparte de la arquitectura religiosa, Penang guarda celosamente una extraordinaria riqueza en las magníficas mansiones coloniales chinas construidas a principios del siglo XX, durante el período de auge del caucho y el estaño. El tiempo no ha pasado en vano para muchas de ellas, que muestran el melancólico decaimiento de las imponentes construcciones abandonadas al trópico, pero otras siguen en un perfecto estado, sustentadas por las familias que mantienen vivas sus costumbres ancestrales y el espíritu de convivencia entre las distintas culturas. Los viejos lazos perviven en las estrechas callejuelas de Georgetownn como un homenaje al pasado y como la mejor forma de enfrentarse al futuro.

Hoteles: Placeres coloniales

Desde su apertura en 1885 por los hermanos Sarkies –que después fundaron muchos otros hoteles, como el Raffles de Singapur y el Strand de Yangoon–, el Eastern & Oriental Hotel (www.eohotels.com) es la gran dama de la hostelería de Penang. Desde los primeros años marcó el estándar del lujo y el glamour de la época colonial inglesa. La parte conocida como Heritage Wing es la original y, perfectamente renovada, mantiene el encanto de otros tiempos. Por algunas de sus cien suites han pasado los nombres que han colaborado a crear y difundir la atmósfera de exotismo y aventura del misterioso Oriente, como Rudyard Kipling y Somerset Maugham. Es el lugar para revivir, con todo lujo de detalles, la atmósfera nostálgica de un mundo pasado. Enclavado en una zona declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, se encuentra a poca distancia de los principales centros de interés de Georgetown, por lo que se puede caminar hasta la mayoría de ellos.

Más allá de Georgetown se abre toda la isla de Penang, pero el destino evidente son las playas. Batu Ferringhi es la más conocida, y allí se encuentra el Lone Pine (www.lonepinehotel.com), el único hotel boutique de lujo de esta playa, donde abundan los establecimientos de calidad pero normalmente de dimensiones más grandes. Forma parte del mismo grupo que el Eastern & Oriental, y se puede decir que es la versión playera: un toque de aire nostálgico pero con un carácter más abierto y moderno. Al tener solo 90 habitaciones conserva un carácter relativamente íntimo, y la sensación de bienestar se complementa con el Spa. Más grande, con 304 habitaciones, en la playa de Batu Ferringhi, también destaca el Rasa Sayang Resort & Spa (www.shangri-la.com), que forma parte de la prestigiosa cadena Shangri-La. El establecimiento alcanza los máximos niveles de calidad, y los que piensen que es muy grande deben tener en cuenta que está compuesto por dos conjuntos diferentes, por lo que los clientes de la exclusiva Rasa Wing gozan de las características de un hotel de lujo de 115 habitaciones.